Tratamiento del miedo a conducir o amaxofobia

En general, las fobias se caracterizan por un intenso y desproporcionado miedo ante un objeto o situación. Al miedo a conducir se le denomina amaxofobia, palabra de etimología griega: amaxo = carruaje y fobos = miedo.

La amaxofobia es un problema extendido entre la población, mucho más de lo que los afectados imaginan (a menudo se vive en silencio y soledad, tendiendo incluso a esconderlo).

La persona que padece esta fobia desarrolla una serie de pensamientos desajustados de la situación real existente, generando miedo. A su vez, este miedo desencadena una respuesta del sistema nervioso autónomo, produciendo una fuerte y desagradable activación fisiológica (palpitaciones, taquicardia, sudores…). Esto configura una situación de “descontrol” ante la que la persona afectada construye un mecanismo de evitación y huida que acaba incapacitándola para poder conducir con “normalidad”.

¿A quién afecta la amaxofobia?

Según un estudio del Instituto MAPFRE de Seguridad Vial, la amaxofobia afecta a más del 33% de las personas con carnet de conducir, teniendo una especial incidencia entre las mujeres (el doble que hombres).

Se distingue entre los que muestran miedo en circunstancias específicas (sólo en puentes, autopistas, etc), un 27% de los conductores, y los que presentan un miedo paralizante que les imposibilita totalmente la conducción (6%).

Para vencer tu miedo a conducir

Nos interesa comprender “el cómo y el qué” de lo que sucede, más que “el por qué“, con una orientación clara hacia las soluciones.

Para facilitar el cambio, se diseñan tareas e intervenciones terapéuticas que movilizan las capacidades de cambio del cliente, creando una nueva forma de percibir la realidad, planteada hasta este momento como problemática, mediante la vivencia de su solución.

La solución. Tratamiento de la fobia

Cada persona es un mundo y con cada una construimos, conjuntamente, su camino hacia la solución, en función de sus necesidades y características personales.

Las primeras sesiones terapéuticas las realizamos en nuestra consulta y las siguientes, si el conductor tiene experiencia y vehículo propio, trabajamos en su coche.

Si la persona tiene carnet pero nunca ha consolidado su proceso de aprendizaje y/o ha pasado mucho tiempo desde que obtuvo el permiso de conducir, trabajamos en coordinación con una autoescuela para que en una primera fase haga unas sesiones de reciclaje con un vehículo preparado para ello en un ambiente seguro.

Nuestro tratamiento está orientado a la construcción de la solución en el menor tiempo y con el mínimo sufrimiento posible por parte de la persona afectada, mediante:

  • La ruptura del bucle entre percepciones y reacciones aprendidas que configuran el problema actual.
  • Facilitando y promoviendo el cambio, mediante la vivencia de acciones que conducen a la persona a experimentar de forma satisfactoria su realidad conflictiva.
  • Consolidando la instauración de nuevas estrategias, facilitando la autonomía y la recuperación de la autoestima, muchas veces dañada.

Si necesitas más información, contacta aquí con nosotros.